El regreso de Sakura

El regreso de Sakura

Vivimos una época interesante en el mundo otaku: el retorno de nuestras series de la infancia. Esta vez toca el turno a la recién concluida temporada de Cardcaptor Sakura: Clear Card.

Es curioso ver con ojos de adulto lo que de niños nos provocó tanta emoción, porque en algunos casos nos sigue entusiasmando bastante reencontrarnos con esos personajes. Sin embargo, también nos vuelve críticos rigurosos, por eso los estudios de animación se arriesgan a generar rechazo si no logran volver a transmitir aquello que nos tenía al borde de nuestros asientos. Y es que su éxito depende no sólo de que tan bueno o malo sea el nuevo anime, sino de cómo lo viven hoy en día sus espectadores.

En mi caso, Cardcaptor Sakura fue una de las series que más me gustaban en mis ayeres adolescentes por el romance, la inocencia y la aventura que era capaz de vivir una niña “común y corriente”; y es que, a pesar de pertenecer al género Mahou Shojo (chica mágica), tenía algo que la hacía particularmente diferente, no sólo en la animación que en aquella época era una joya, sino en la manera de relatar la historia. A tal grado que hoy en día, entre sus fans habían muchos hombres de alrededor de treinta años esperando el regreso de Sakura Kinomoto.

El estudio de animación (Madhouse) y el director (Morio Asaka) son los mismos que realizaron la primera serie; esta vez nos ofrecen escenas bastante bellas y detalladas con un estilo mucho más actual. La música también estuvo a cargo del mismo compositor: Takayuki Negishi.

La historia aún está guiada por misterios y secretos que se guardan con el pretexto de que “aún no es tiempo de revelarlo”, como si todo estuviera predestinado de alguna manera, muy al estilo CLAMP.

Para las autoras del manga y para nosotros pasaron muchos años; sin embargo, en el anime, los smartphone y los drones son el pan de cada día aún cuando para Sakura pasó poco tiempo, haciendo que esta clase de detalles no tengan mucho sentido. Pero, ¿quién dice que el universo de Sakura es igual que el nuestro? Después de todo se pueden desatar batallas de magnitud épica con criaturas gigantescas en una ciudad concurrida y a nadie se le ocurre asomarse por la ventana…

Pero esa clase de cosas ya ocurrían en las temporadas de antaño y no importaba mucho.

En términos generales es un buen regreso, aunque ha seguido un rumbo bastante predecible. Sin embargo la historia quedó inconclusa y aún faltan enigmas que resolver. Por lo pronto puedes ver la nueva temporada de 22 capítulos completa en Crunchyroll.


Imagen:

Cardcaptor Sakura: Clear Card – Madhouse (2018)

Vivimos una época interesante en el mundo otaku: el retorno de nuestras series de la infancia. Esta vez toca el turno a la recién concluida temporada de Cardcaptor Sakura: Clear Card.

Es curioso ver con ojos de adulto lo que de niños nos provocó tanta emoción, porque en algunos casos nos sigue entusiasmando bastante reencontrarnos con esos personajes. Sin embargo, también nos vuelve críticos rigurosos, por eso los estudios de animación se arriesgan a generar rechazo si no logran volver a transmitir aquello que nos tenía al borde de nuestros asientos. Y es que su éxito depende no sólo de que tan bueno o malo sea el nuevo anime, sino de cómo lo viven hoy en día sus espectadores.

En mi caso, Cardcaptor Sakura fue una de las series que más me gustaban en mis ayeres adolescentes por el romance, la inocencia y la aventura que era capaz de vivir una niña “común y corriente”; y es que, a pesar de pertenecer al género Mahou Shojo (chica mágica), tenía algo que la hacía particularmente diferente, no sólo en la animación que en aquella época era una joya, sino en la manera de relatar la historia. A tal grado que hoy en día, entre sus fans habían muchos hombres de alrededor de treinta años esperando el regreso de Sakura Kinomoto.

El estudio de animación (Madhouse) y el director (Morio Asaka) son los mismos que realizaron la primera serie; esta vez nos ofrecen escenas bastante bellas y detalladas con un estilo mucho más actual. La música también estuvo a cargo del mismo compositor: Takayuki Negishi.

La historia aún está guiada por misterios y secretos que se guardan con el pretexto de que “aún no es tiempo de revelarlo”, como si todo estuviera predestinado de alguna manera, muy al estilo CLAMP.

Para las autoras del manga y para nosotros pasaron muchos años; sin embargo, en el anime, los smartphone y los drones son el pan de cada día aún cuando para Sakura pasó poco tiempo, haciendo que esta clase de detalles no tengan mucho sentido. Pero, ¿quién dice que el universo de Sakura es igual que el nuestro? Después de todo se pueden desatar batallas de magnitud épica con criaturas gigantescas en una ciudad concurrida y a nadie se le ocurre asomarse por la ventana…

Pero esa clase de cosas ya ocurrían en las temporadas de antaño y no importaba mucho.

En términos generales es un buen regreso, aunque ha seguido un rumbo bastante predecible. Sin embargo la historia quedó inconclusa y aún faltan enigmas que resolver. Por lo pronto puedes ver la nueva temporada de 22 capítulos completa en Crunchyroll.


Imagen:

Cardcaptor Sakura: Clear Card – Madhouse (2018)

Comments