Por esta razón vi Sword Art Online

Por esta razón vi Sword Art Online

El próximo fin de semana, de la mano de Konnichiwa Fest, llega a Cinépolis el primer capítulo de la saga Sword Art Online: Alicization. Sin embargo, esta no es una simple proyección… ¡Es un estreno simultáneo! México es uno de los ocho países privilegiados que podrán disfrutar en exclusiva de este fabuloso adelanto, antes que el resto del mundo. Y lo único que me detenía un poco de ir a ver esta proyección, fue Él.

Creo que todos hemos visto algún anime porque nos lo recomendó alguien, en algún momento de nuestras vidas. Hace un par de años, tuve un novio que, aunque no era muy otaku, disfrutábamos juntos de varias series y videojuegos. Eventualmente, todo terminó. Pasaron los años para ambos, cada quien siguió con sus vidas.

Un día, iba de regreso a mi casa. Estaba en el andén de la estación Lindavista, esperando el metro; me paré frente a la puerta. Alguien se paró a mi lado. Cuando llegó el tren, choqué con esa persona intentando entrar.

Era Él.

Tenía, fácil, como cuatro años sin verlo. Me reconoció de inmediato. Nos abrazamos con alegría y cordialidad, y empezamos a platicar acerca de qué hacíamos, a dónde nos dirigíamos, ponernos al corriente de nuestras vidas. El corazón me latía de emoción, parecía ser uno de esos momentos ideales en los que te encuentras con un gran amor, después de mucho tiempo.

Él bajaba hasta Rosario y yo en Ferrería, así que nos despedimos poco antes de que yo llegara a mi destino. Bajé, el tren tardó un poco más de lo usual en anunciar el cierre de puertas. Vino el pitido que indica que el metro reanudará la marcha…

“¡Espera”, dijo Él, saliendo apresuradamente entre las puertas que estaban por cerrarse. Me dio alcance antes de que saliera de la estación.

“Es que quería decirte algo”, comentó.  ¿Qué sería tan importante que implicara bajarse así del metro?

“¿Ya viste Sword Art Online?”

“No”, respondí. Ya había escuchado acerca de aquel anime, pero creo que mi atención la tenía Attack on Titan. Él continuó hablando:

“No inventes, tienes que ver SAO. Todavía ves anime, ¿verdad? Es que SAO es una maravilla. Trata de un chico que es el mejor en un juego online, ¡como el que jugábamos tú y yo! ¿Te acuerdas de Grand Fantasía?”

Era este juego, un MMORPG estilo anime

Bueno, intentaré verla, le dije. “¡Sí! En serio, creo que te va a gustar, no nada más el protagonista es chido, hay mucha acción, la historia es genial, y Asuna…oh, Asuna es la mejor”.

Antes de que continuara, escuchamos que llegaba el siguiente metro.  Intercambiamos número de teléfono rápido, y él se despidió definitivamente para continuar a su destino. Ese día llegué a casa, puse Netflix y, para mi sorpresa, ahí estaban las primeras dos temporadas de SAO.

Al terminar el primer capítulo ya estaba enganchada. Con ese pretexto, le escribí a Él un whats. Tenía a Kirito en su foto de perfil. Ya la estoy viendo, sí está muy buena, le comenté. Me contestó de inmediato que le daba gusto que hubiera seguido su recomendación.

Fue un buen fin de semana para mí, me chuté todas las temporadas disponibles en ese momento de Sword Art Online en Netflix, a la vez que le platicaba a Él mis impresiones al respecto. Entonces, Él dio el siguiente paso: me desbloqueó de Facebook, para volver a agregarnos. (Sí, me tenía bloqueada).

Su foto de perfil ahí también tenía a Kirito, y en la portada, una imagen melosa de Asuna y Kirito. Mi mente, alimentada por la bonita relación entre Kirito y Asuna, empezó a malviajarse, no tanto porque en verdad quisiera volver con él, sino por la idea romántica de que el reencuentro significara una historia de amor a través del tiempo. Ya me veía yo poniendo una foto de Asuna de perfil.

Hasta que lo acepté en face, y vi que ya había otra chica con una foto de perfil de Asuna. En su estatus sentimental de Él, había un “Comprometido con”, y la chica  “Asuna”. Ella también tenía foto de portada de SAO, y parecía ser más fan del anime, que Él.

Entonces entendí… indirectamente, yo estaba siguiendo la recomendación de Ella.

Para ese entonces, ya estaba yo muy clavada con Sword Art Online. Y, después de saber que dicha serie era un gusto de esa pareja, me la pasé imaginando que los protagonistas del anime eran Él y Ella. Ahí quedó mi fantasía de un reencuentro amoroso. Pero, a cambio, me quedé con una excelente serie con la cual fanatizarme. Creo que las primeras temporadas combinan muy bien la trama de una relación sentimental, con resolver el problema en turno. Ojalá que todos los que leen este artículo encuentren su Asuna o Kirito en sus vidas <3

Con todas sus vertientes y universos expandidos, Sword Art Online conduce al espectador tanto a poder sentir empatía con algunas situaciones, como a encariñarse por los momentos que están viviendo los personajes. Ya les estaremos dando una reseña de Sword Art Online: Alicization, después de verla este fin de semana.

Con respecto a Él, pues dejamos de frecuentarnos de manera natural después de aquel breve encuentro, y cada quien continuó con su vida otra vez.

Sin embargo, hace un par de años me lo volví a encontrar fortuitamente en un centro comercial. Igual que aquella ocasión, platicamos un poco, nos pusimos al corriente de nuestras vidas. Antes de despedirnos, me interrumpió.

“Oye, todavía ves anime, ¿verdad? ¿Ya viste My Hero Academia? ¡Está genial! Creo que te gustará mucho”.


Imágenes:

Sword Art Online pertenece a Reki Kawahara

Grand Fantasía, captura tomada de este blog

El próximo fin de semana, de la mano de Konnichiwa Fest, llega a Cinépolis el primer capítulo de la saga Sword Art Online: Alicization. Sin embargo, esta no es una simple proyección… ¡Es un estreno simultáneo! México es uno de los ocho países privilegiados que podrán disfrutar en exclusiva de este fabuloso adelanto, antes que el resto del mundo. Y lo único que me detenía un poco de ir a ver esta proyección, fue Él.

Creo que todos hemos visto algún anime porque nos lo recomendó alguien, en algún momento de nuestras vidas. Hace un par de años, tuve un novio que, aunque no era muy otaku, disfrutábamos juntos de varias series y videojuegos. Eventualmente, todo terminó. Pasaron los años para ambos, cada quien siguió con sus vidas.

Un día, iba de regreso a mi casa. Estaba en el andén de la estación Lindavista, esperando el metro; me paré frente a la puerta. Alguien se paró a mi lado. Cuando llegó el tren, choqué con esa persona intentando entrar.

Era Él.

Tenía, fácil, como cuatro años sin verlo. Me reconoció de inmediato. Nos abrazamos con alegría y cordialidad, y empezamos a platicar acerca de qué hacíamos, a dónde nos dirigíamos, ponernos al corriente de nuestras vidas. El corazón me latía de emoción, parecía ser uno de esos momentos ideales en los que te encuentras con un gran amor, después de mucho tiempo.

Él bajaba hasta Rosario y yo en Ferrería, así que nos despedimos poco antes de que yo llegara a mi destino. Bajé, el tren tardó un poco más de lo usual en anunciar el cierre de puertas. Vino el pitido que indica que el metro reanudará la marcha…

“¡Espera”, dijo Él, saliendo apresuradamente entre las puertas que estaban por cerrarse. Me dio alcance antes de que saliera de la estación.

“Es que quería decirte algo”, comentó.  ¿Qué sería tan importante que implicara bajarse así del metro?

“¿Ya viste Sword Art Online?”

“No”, respondí. Ya había escuchado acerca de aquel anime, pero creo que mi atención la tenía Attack on Titan. Él continuó hablando:

“No inventes, tienes que ver SAO. Todavía ves anime, ¿verdad? Es que SAO es una maravilla. Trata de un chico que es el mejor en un juego online, ¡como el que jugábamos tú y yo! ¿Te acuerdas de Grand Fantasía?”

Era este juego, un MMORPG estilo anime

Bueno, intentaré verla, le dije. “¡Sí! En serio, creo que te va a gustar, no nada más el protagonista es chido, hay mucha acción, la historia es genial, y Asuna…oh, Asuna es la mejor”.

Antes de que continuara, escuchamos que llegaba el siguiente metro.  Intercambiamos número de teléfono rápido, y él se despidió definitivamente para continuar a su destino. Ese día llegué a casa, puse Netflix y, para mi sorpresa, ahí estaban las primeras dos temporadas de SAO.

Al terminar el primer capítulo ya estaba enganchada. Con ese pretexto, le escribí a Él un whats. Tenía a Kirito en su foto de perfil. Ya la estoy viendo, sí está muy buena, le comenté. Me contestó de inmediato que le daba gusto que hubiera seguido su recomendación.

Fue un buen fin de semana para mí, me chuté todas las temporadas disponibles en ese momento de Sword Art Online en Netflix, a la vez que le platicaba a Él mis impresiones al respecto. Entonces, Él dio el siguiente paso: me desbloqueó de Facebook, para volver a agregarnos. (Sí, me tenía bloqueada).

Su foto de perfil ahí también tenía a Kirito, y en la portada, una imagen melosa de Asuna y Kirito. Mi mente, alimentada por la bonita relación entre Kirito y Asuna, empezó a malviajarse, no tanto porque en verdad quisiera volver con él, sino por la idea romántica de que el reencuentro significara una historia de amor a través del tiempo. Ya me veía yo poniendo una foto de Asuna de perfil.

Hasta que lo acepté en face, y vi que ya había otra chica con una foto de perfil de Asuna. En su estatus sentimental de Él, había un “Comprometido con”, y la chica  “Asuna”. Ella también tenía foto de portada de SAO, y parecía ser más fan del anime, que Él.

Entonces entendí… indirectamente, yo estaba siguiendo la recomendación de Ella.

Para ese entonces, ya estaba yo muy clavada con Sword Art Online. Y, después de saber que dicha serie era un gusto de esa pareja, me la pasé imaginando que los protagonistas del anime eran Él y Ella. Ahí quedó mi fantasía de un reencuentro amoroso. Pero, a cambio, me quedé con una excelente serie con la cual fanatizarme. Creo que las primeras temporadas combinan muy bien la trama de una relación sentimental, con resolver el problema en turno. Ojalá que todos los que leen este artículo encuentren su Asuna o Kirito en sus vidas <3

Con todas sus vertientes y universos expandidos, Sword Art Online conduce al espectador tanto a poder sentir empatía con algunas situaciones, como a encariñarse por los momentos que están viviendo los personajes. Ya les estaremos dando una reseña de Sword Art Online: Alicization, después de verla este fin de semana.

Con respecto a Él, pues dejamos de frecuentarnos de manera natural después de aquel breve encuentro, y cada quien continuó con su vida otra vez.

Sin embargo, hace un par de años me lo volví a encontrar fortuitamente en un centro comercial. Igual que aquella ocasión, platicamos un poco, nos pusimos al corriente de nuestras vidas. Antes de despedirnos, me interrumpió.

“Oye, todavía ves anime, ¿verdad? ¿Ya viste My Hero Academia? ¡Está genial! Creo que te gustará mucho”.


Imágenes:

Sword Art Online pertenece a Reki Kawahara

Grand Fantasía, captura tomada de este blog

Comments